Maquinaria de obra: grupos electrógenos
Aunque en una obra la maquinaria juega un papel muy importante, también hay otros aspectos que deben ser muy tenidos en cuenta como por ejemplo los grupos electrógenos, algo cada vez más importante en muchos proyectos de construcción. Esta clase de maquinaria es indispensable, sobre todo si las obras deben hacerse durante la noche, porque proporciona energía eléctrica suficiente como para iluminar sin problema la zona donde se esté trabajando, por ejemplo. Dependiendo del tamaño y potencia de los grupos electrógenos, también se puede suministrar caudal eléctrico a las casetas de los obreros y a otra clase de maquinaria que requiera de un suministro constante de electricidad.

¿Cómo es esta clase de maquinaria?

Está compuesta de un motor de combustión interno (normalmente suele ser un motor diesel) y un generador eléctrico (generalmente un alternador). La finalidad de esta clase de maquinaria no es otra que poder generar corriente eléctrica que pueda abastecer la demanda de una instalación, edificio o también un proyecto de obra, por ejemplo. Normalmente, los grupos electrógenos pueden encontrarse con una enorme variedad de especificaciones diferentes, como por ejemplo los tupos de motor, donde se señala la clase de combustible y la clase de operación interna del motor. Por otro lado también destaca el tamaño de carga. En los casos más sencillos rondan entre los 8kW y los 30kW para sistemas domésticos. En cambio, para los sistemas industriales puede variar entre los 8kW y los 2.000kW aproximadamente. También hay que tener en cuenta el número de fases. Normalmente suelen ser monofásicos aunque también los podemos encontrar trifásicos. Se destaca que algunos de estos sistemas se diseñan con más fases para poder reducir el rizado y proporcionar corrientes con mayor precisión. Tampoco hay que olvidar otros aspectos de importancia como es el tiempo de operación a carga completa, la clase de sistema de enfriamiento o el peso entre otros.

Comparte en redes sociales